20 de febrero de 2018

Clown Shoes - Whammy Bar #2

Este verano desembarcó en nuestras costas la cervecera americana Clown Shoes. La anunciaron a bombo y platillo -junto con la J. Wakefield- para que fuésemos todos en tropel a comprar sus latas y botellacas de 50cl a precio de criptonita. A mí personalmente no me quitaban el sueño, todo sea dicho, pero en diciembre encontré esta lata a un precio razonable y se vino para casa para comprobar si la cosa era para tanto. Pues no, ésta concretamente no.

Tenía dos opciones para elegir, una Wheat Ale o esta IPA, así que me decidí por la IPA,la Whammy Bar #2, donde aparece una especie de Tom Morello tocando una guitarra eléctrica para zurdos. Y digo Tom Morello porque pinta de Tomatito no tiene el notas.

Elaborada en Ipswich -¿eso no era un pueblo donde había tres brujas que le hacían vudú a Jack Nicholson?- con los lúpulos Galaxy, Vic Secret y Ella. De color dorado y no excesivamente carbonatada. Al olfato resulta muy herbácea. En boca la degustación continúa en la misma linea, muy herbácea, muy resinosa y excesivamente amarga para mi gusto. A mí personalmente me carga tanta resina y no es el estilo de IPA que me entusiasma. Finalmente aparece algo de pomelo que le da algo de alegría al asunto y que rompe con el monotema resinil. Solo para hopheads. 6,5%. Comprada en A-Go-Go de Terrassa por 3,35€.

19 de febrero de 2018

Žatec - Dark Celia

Otro cerillazo que me ha caído últimamente ha sido esta Dark Celia de la cervecera checa Žatec, de la que hasta la fecha no tenía ninguna referencia. Me la regaló mi padre por mi onomástica y el otro día me apeteció beberme una Czech Dark Lager, así que decidí abrirla.

El pobre hombre me la compró con la mejor de las intenciones en una tienda donde hace ya bastante tiempo que dejé de comprar precisamente por esto, porque no tratan como debieran la cerveza artesanal y no en una, sino en muchas ocasiones, me he encontrado con grandes cervezas -que ya había disfrutado en otras ocasiones- echadas a perder, ésta no ha sido ninguna excepción.

La sirvo y aparece desbravada y sin ningún gas. Destrempe total. Ya me han jodido la fiesta. El sabor es rico, con malta tostada dulzona, algo de regaliz y también de café. Al no tener ningún gas me ha resultado muy aguada y desagradable de beber. Seguramente con una buena corona de espuma esta cerveza ganaría muchísimo. Es una cerveza sin gluten, y en buenas condiciones sería una buena opción para los celíacos birrunos. 5,7%. La chapa es muy bonita, al loro coleccionistas.

18 de febrero de 2018

Baladin - Nazionale

Y nos hemos plantado en el post número 1000 así, sin darnos cuenta, tras más de 4 años dándole al alpiste.

He querido celebrarlo con esta cerveza, seguramente no será vuestra cerveza favorita ni esté en los mejores puestos en las webs y aplicaciones de rating birruno, pero al menos sí es una cerveza enormemente especial para mí, tras nuestro viaje a Piozzo en 2012, allí fue nuestra primera toma de contacto con la Birra Nazionale, durante la primera cena en la Casa Baladin de nuestras vacaciones piamontesas de Semana Santa. Por aquel entonces esta cerveza no se podía conseguir en España. Fueron unas vacaciones realmente especiales para mí y mi familia y allí es donde mi cerebrito hizo -click- y quedé totalmente atrapado por el mundo de la cerveza artesanal. 

Seis años después y dos churumbeles más la podemos reseñar aquí en el blog. Creo que desde Piozzo no la había vuelto a beber y la verdad es que tenía un recuerdo un tanto lejano, e intuyo que además la receta ha sido modificada.

La Nazionale de Baladin presume de ser la primera cerveza elaborada en su totalidad con ingredientes italianos. Es más, con todos los ingredientes provenientes de Baladin. El agua del río Tanaro, el lúpulo de los campos de Baladin -también en Piozzo- y el cereal, según me explicó Teo Musso durante nuestra visita, venía de una finca propiedad de Baladin ubicada al sur de Italia. Actualmente no sé si esto continuará así, pero seguro que sigue siendo 100% italiana.

De color pajizo y carbonatación viva pero sin excesos. Al olfato el perfume a ceral impregna todas las fosas nasales. Se percibe también cierto aroma especiado y un toque belga. En boca es sabrosísima, donde el cereal es el principal protagonista. La levadura aporta un toque belga. Un toque dulzón y de galleta, también algo de naranja y de corteza de cítricos y al final un punto especiado. Sigue estando riquísima. La versión que probamos en Piozzo la recuerdo con el lúpulo mucho más marcado (sin llegar a ser una IPA) y menos belgian. Aún así ambas versiones son excelentes para el maridaje. 6,5%. Grande Teo.

17 de febrero de 2018

Yeastie Boys - Gunnamatta

Traemos de vuelta a la cervecera kiwi que opera desde Escocia para evitar que sus cervezas se estropeen durante el largo viaje.

La Gunnamatta de hoy ya la habíamos probado durante el Barcelona Beer Festival del año pasado, donde hubo una amplia representación de varias cerveceras de Nueva Zelanda. La lata de hoy es cortesía de A-Go-Go Terrassa, que me envió una nutrida cesta birruna de Navidad, así que me la tomo a la salud de su equipo, y le mando mis agradecimientos especialmente a Montse.

Se trata de una India Pale Ale elaborada con té Earl Grey, que debe ser el primo de Christian. Os aseguro que he observado concienzudamente la lata y solo tenía una sombra.

Después de este festival del humor procedemos a la reseña. Color bonito, muy carbonatada y bastante turbia. Al olfato es bastante floral y herbáceas, con un aroma bastante agradable. En boca la cosa continúa por los mismos derroteros: floral, un tanto cítrica, herbácea y con toques sutiles de frutas muy agradables. Sorprende el sabor del té, muy rico y -en mi opinión- en la medida perfecta, sin llegar a solapar nada, sin que perdamos ningún momento la sensación de lo que nos estamos bebiendo es una IPA. El sabor del Earl Grey no es nada cansino, es más, aporta más complejidad y riqueza al conjunto, sin que en ningún momento tengamos la impresión de estar bebiéndonos un experimento. Muy rica. 6,5%.

16 de febrero de 2018

Rockmill - Juicy Delight

Para seguir haciendo prospección del panorama birruno polaco me he agenciado esta Rockmill -una cervecera desconocida hasta la fecha por el que suscribe- y que tiene su sede en Varsovia, aunque la cerveza en cuestión ha sido elaborada en las instalaciones de la Bytów Browar.

Botellaca de medio litro de la Juicy Delight, una American India Pale Ale elaborada con los lúpulos Citra, Mosaic y Chinook.

De color dorado y muy carbonatada, de espuma muy persistente. Al olfato es herbácea con algunos toques cítricos. En boca es una cerveza muy ligera. Muy herbácea, con un puntito cítrico -tal y como nos anunciaba el aroma- y conforme se calienta va apareciendo algo más de fruta. Amargor final suavísimo. La verdad es que me la esperaba más cañerita. Aún así, muy rica y altamente bebible. 6,5%. Comprada en BierCaB ShoP por 6,50€.

15 de febrero de 2018

Omnipollo & Tired Hands - Mango Milkshake IPA

Si os pensabais que el fiasco épico de ayer no había sido suficiente estáis muy equivocados. Si no querías caldo ¡toma!dos tazas llenas.

Ay, Dios mío qué habré hecho yo para merecer esto. Hoy con nosotros otra de las colaboraciones que a priori nos daría a pensar que han hecho un cervezón y que a la postre ha acabado siendo un destrempe total: la Omnipollo sueca y la Tired Hands estadounidense. Otra birra más para poner en el ranking del hype a tutti plein.

A los primeros se lo podemos perdonar porque solo han hecho que darnos alegrías, pero joder a los americanos es como para ponerles durante una semana el Salchipapa en modo repeat. Una primera toma de contacto no demasiado buena, la verdad.

Se trata de una New England India Pale Ale con mango y lactosa. De color mandarina bastante bonito, muy turbia, totalmente opaca y bastante gasificada. Al comienzo de la degustación es espectacular -eso no se lo vamos a quitar- con el sabor muy rico del mango, cítricos, zumo de naranja, mandarina... muy buena y sabrosa, la verdad. A medida que avanza la degustación la cosa se va haciendo muy cansina, pero que muy cansina. Al ser tan densa y con tanto cuerpo hace que no sea muy fácil de beber tan a la ligera. La lactosa y la fruta acaban cansando, teniendo la sensación de estar tomándote un Biofrutas de Pascual pero en tamaño yonkilata. Que el formato sea de 50cl no ayuda a que te la puedas acabar. Lo peor de todo viene cuando un amargor con sabor a corteza de mandarina -intenso, muy intenso y muy penetrante- se acaba apoderando completamente del sabor de la cerveza. Aquí se acabó todo, hasta el punto de tener que dejarla medias. Llega la noche (el primer intento fue al mediodía) y tres cuartos de lo mismo. Cuando llega ese sabor tan fuerte tuve que dejar la degustación. No pude acabármela.

Para tratarse de las dos cerveceras de las que estamos hablando me esperaba una cosa más excelsa. El comienzo bastante bien pero si te compras una Omnipollo lo último que te esperas es que no te la puedas acabar. De los Tired Hands aquí no llega nada y por tanto no tengo referencias de ellos salvo lo que se pueda ver en páginas de rating e Instagram. La hostia ha sido mayúscula: 9,70 pavos. Me la compré porque Omnipollo no suele fallar (hoy ha llegado ese aciago día), los 50cl en parte justificaban el precio y porque era la única manera de probar algo de la cervecera estadounidense. Si tuviese un DeLorean para volver atrás en el tiempo me ahorraba la pasta, os lo digo así de claro. 7,2%. Comprada refrigerada en La Bodega del Sol de Barcelona.

14 de febrero de 2018

CR/AK & Other Half - Green Grape

Hoy comenzamos la cuaresma haciendo un ejercicio de masoquismo total, bebernos este fiasco mayúsculo de dos grandes y reputadas cerveceras: la CR/AK italiana y la Other Half estadounidense. A la primera la vamos a perdonar porque todo lo que ha pasado de ellos por este blog estaba colosal, a los neoyorquinos también porque las colaboraciones que hemos probado con Garage Beer estaban brutales, pero hay que admitir que -al menos a mi juicio- aquí ambas han patinado pero de lo lindo.

Una de las cervezas que ha generado más hype últimamente seguramente habrá sido ésta (entre muchísimas otras) por la grandeza de las dos cerveceras que la han elaborado. Se trata de una New England India Pale Ale elaborada con mosto de uva Moscatel de las colinas de Euganeas.

En copa presenta un color mandarina bonito y escasísima carbonatación, muy espesa y turbia como cabía esperar. En boca me ha parecido algo entre el Tang de naranja y el Dalsy que le doy a mis hijos cuando están enfermos. No me ha gustado nada. Las uvas no las he encontrado. Ha sido durita. 8,0%. Comprada en La Bodega del Sol por 5.10€. Dolor. Mucho dolor.

13 de febrero de 2018

The Flying Inn - Plague Carnival

Hoy por ser martes de carnaval, el último día de estas fiestacas vamos a traer la Plague Carnival de la cervecera vallisoletana The Flying Inn.

Los de Pucela nos presentan esta Red Rye IPA elaborada con maltas Pale, Munich, centeno, Crystal, Cara-Munich, Cara-Rye y Roasted Barley. Los lúpulos empleados son el Magnum Hallertauer, Chinook y Mandarina Bavaria.

La servimos en el vaso, aparece una crema muy agradable de color marfil bastante agradable al tacto. La cerveza es de color marrón oscuro -que no red- y en boca en mi opinión se asemeja más a una Brown Ale -sin más- que a una Red Rye IPA. De sabor maltoso y tostado, muy tostado. El centeno se percibe de manera sutil. Los lúpulos no los he sabido encontrar, salvo el Chinook en el amargor final (70 IBUs que a mí personalmente me han parecido muchísimos menos). Se me queda lejos de una Rye Ale y muchísimo más lejos aún de una IPA. No sé qué ha debido suceder, pero dudo que este fuera el objetivo de sus maestros cerveceros. 7,2%. Comprada en el A-Go-Go de Terrassa por 3,30€.

12 de febrero de 2018

La Black Flag - Haka Hinnot

Hoy sacamos la segunda y última de las cervezas que compré de La Black Flag en sus instalaciones de Bescanó, al ladito de Girona. Se trata de una Saison lupulizada con cannabáceas neozelandesas, concretamente el Motueka y el Nelson Sauvin. La receta también lleva maltas Pils, Munich, Cara-Belge, malta de trigo, copos de trigo y la levadura Saison. El kiwi cagando lúpulo de la etiqueta es bastante ilustrativo.

Tuvé la oportunidad de probarla allí mismo, pero decidí comprar una botella para poder disfrutarla en casa con la calma. De color dorado y muy carbonatada. Espuma blanca y burbuja muy finita.

En boca el sabor es maltoso y un poquito dulzón. El sabor queda marcado claramente por la levadura del estilo. El lúpulo aporta cierto amargor y sequedad final (27 IBUs). La primera vez que la probé en Bescanó me resulto mucho más ácida y muchísimo más seca. La que me tomé en casa era más maltosa y más convencional. Los lúpulos salvo en el amargor final no he sabido encontrarlos, ni en aroma ni en sabor, y eso que el Nelson Sauvin me encanta (y el Motueka también). 7,5%. 3,70€ la botella de 37,5cl.

11 de febrero de 2018

Soma - Coin Flip

Si os habíais pensado que por ser domingo íbamos a aflojar el ritmo estábais muy equivocados ¡toma! birrote al canto. Una New England IPA de la cervecera gerundense Soma, que tanto lo está petando últimamente.

Enlatada -al loro- el miércoles 31 de enero y degustada ayer en OMA Bistró Barcelona. Algunos dirán que qué fresca, juas juas juas ¡sin duda! pero tratándose de Soma ¡¡¡la he pillado tarde!!! Sus latas se evaporan de las tiendas en cuestión de horas. He tenido la suerte de hacerme con una porque Eduardo del OMA es un sol y me la ha guardado. ¡Gracias Eduardo! Eres muy crack. Mi mujer aún está con los ojos en blanco. Estaba espectacular.

Coin Flip es de color acaramelado y con escasa gasificación. Al olfato cítricos y algo de fruta tropical. Le damos con ansia el primer tiento. Sedosa en el paladar con muchos cítricos. Fruta de hueso también -melocotón- y algo de pomelo en el amargor final (muy suave). Algo de fruta tropical también acaba de redondear este cervezón de dimensiones épicas. Suavísima, un zumazo brutal y sin estridencias. Exquisita. 6,0%.

10 de febrero de 2018

Four Lions - APA

Oh my God! ¡Birrote al canto y en formato yonkilata! Impresionante.

Tenía en el punto de mira a la Four Lions Brewery desde hace meses y al final hemos hecho diana. Se trata de un brewpub ubicado en León -planificando visita ya- pero que recientemente ha decidido dar el salto y enlatar algunas de sus elaboraciones. Lo han petao.

La primera cerveza con la que he podido hacerme es esta magnífica American Pale Ale elaborada con un punto de centeno. Está brutal y eso que llevaba desde diciembre en mi nevera (más lo que llevase en la estantería de la tienda).

En vaso presenta un color amelocotonado muy bonito (12 EBC) y una carbonatación media, sin fiesta de la espuma, pero al menos la crema era compacta y agradable al tacto. Al olfato es muy herbácea, con un aroma muy agradable que nos invita a darle el primer tiento con premura. En boca es sensacional. Muy herbácea como nos avisaba en aroma, con el toque suave y especial del centeno, algo de pinito espectacular, quizás un poquito de piña, el dulzor de las maltas ¡riquísima! Me ha encantado y me he fundido la lata de 47cl en tiempo récord. Final moderadamente amargo (31 IBUs). 6,0%. Comprada en A-Go-Go de Terrassa por 3,90€ (los 33cl saldrían por 2,75€). Gran toma de contacto con la cervecera leonesa y espero poder pronto tomarme sus birras de tirador en su brewpub.

9 de febrero de 2018

Biribil - Miel Otxín

Y hoy, por ser viernes de carnaval os voy a reseñar la Miel Otxín, cerveza elaborada por Biribil Brewing (el equipo birruno de la cervecería pamplonesa Manneken Beer). El Miel Otxín es un pérfido personaje que atormenta a las gentes de la localidad navarra de Lantz. Se llama así porque robó mil otxines (moneda navarra de aquella época), y claro, a la peña se le infló la bolsa escrotal y lo ejecutaron y posteriormente quemaron en la hoguera.

La cerveza es una India Pale Ale de color dorado muy claro y muy carbonatada, con una espuma muy tupida, de color blanco y bastante persistente. Al olfato es una brutalidad. Nos asalta una bocanada de melocotones y fruta tropical que nos deja mirando pa Cuenca. En boca es muy cítrica. Destacan los limones, la corteza de mandarina y algo de limoncillo. Es una cerveza muy intensa y especialmente amarga. 6,5%. No dudéis pedirla de tirador si estáis en el Manneken Beer de Iturrama. Muchísimas gracias a Íker Moreno y al resto del equipo, Andoni y Eneko.

8 de febrero de 2018

Garage Beer & La Pirata - Downfall

La Downfall era obligatorio que pasara por el blog (y por mi aparato digestivo primero) no solo por el hecho de que esté brutal, que sí, que lo está, sino porque es fruto de la colaboración de dos de las grandes cerveceras catalanas que más lo están petando: Garage Beer y La Pirata.

Yo esto no me lo quería perder y por eso quise comprarla en La Black Flag -luego, con el trajín y el síndrome de Sthendal birruno me la olvidé- pero la vida me dio una segunda oportunidad y finalmente pude comprarla en La Bodega del Sol, en el barrio barcelonés de Gràcia.

Elaborada con maltas Golden Promise, Finest lager, avena y trigo. Los lúpulos empleados son el citra y el AU035. Para mí es una New England IPA perfecta.

Al servirla nos aparece este fantástico BioFrutas de Pascual. No demasiado carbonatada, muy turbia y densa. Me podía haber picao un #icemanpour pero esta práctica me parece una gilipollez campera, què vols quitidigui. Predominan los sabores cítricos, sobre todo la mandarina, todo muy suave. Es sedosa en boca y con bastante cuerpo. Finalmente no deja un amargor demasiado pronunciado. Nada que envidiar a los de Vermont. Te fundes la yonkilata en un tres i no res. 7,2% muy bien integrados. 5,15€ la lata de 44cl. Me parece cara para venir de tan cerca, no obstante es un birrote altamente disfrutable.

7 de febrero de 2018

Hi-Wire - Hi-Pitch Mosaic IPA

Volvemos con mis yonkidosis de lúpulo Mosaic en vena, esta vez de la mano de la cervecera Hi-Wire, con sede en Asheville, Carolina del Norte. De este estado creo que aún no habíamos probado nada. Como podéis imaginar, actualmente el panorama birruno estadounidense es realmente abrumador.

Hoy tenemos con nosotros la Hi-Pitch Mosaic IPA. Es necesario añadir la coletilla de Mosaic IPA porque por lo visto la cervecera tiene más de una variedad de la Hi-Pitch. La de hoy es una India Pale Ale Mosaic single hop.

Color amelocotonado muy bonito y una generosa corona de espuma blanca. En boca destacan los cítricos, algo de fruta de hueso y un punto de resina muy suave. Final amargo bastante acertado (56 IBUs). En general es una cerveza muy rica, pero tampoco es algo para fliparse. Para los yonkis del Mosaic como yo cumple con el cometido de paliar nuestro mono. 6,7%. Comprada en A-Go-Go de Terrassa por 3,45€. Sí, lo reconozco, en mi última visita les compré una buena remesita como para ir tirando varios meses.

6 de febrero de 2018

Cervesa del Montseny - Doble IPA

Sorpresón mayúsculo el que me llevé el pasado sábado en un restaurante de Breda. Tenían una pequeña selección de Cervesa del Montseny, y como ya las había probado todas menos ésta la escogí por descarte puro y duro, no soy mucho de Double IPAs. Birrote al canto.

Ya me dejaron muy flipado el pasado mes de octubre cuando probé su Estival de tirador en L'Artesanal de Granollers, eso significa que los de Seva están haciendo -siguen haciendo- las cosas muy bien. Además he tenido la suerte de beberla muy fresca y muy bien conservada, estaba espectacular.

La Doble IPA tiene una etiqueta muy cachonda que parece que no sea una birra para tomársela en serio. Doy fe de que el contenido sí que es cosa seria. La servimos en el vaso mininonic de la misma compañía que me han proporcionado en el restaurante (Ca l'Antonieta, se come genial). Presenta un bonito color dorado y escasísima espuma. La débil gasificación me ha hecho pensar en lo peor pero nada más acercar la napia al vaso me he dado cuenta de que la cosa estaba en condiciones óptimas. En boca es una hostia de Simcoe brutal, intensísima y deliciosa. Mucha fruta de hueso -sobre todo melocotón- y el Mosaic aportando ciertos matices cítricos. El conjunto en general es de birrote. Para ser una Double IPA es bastante harmoniosa -dentro de lo que es el estilo- y sin estridencias. Incluso los 90 IBUs que reza la etiqueta me han parecido muy moderados. Amargor final en mi opinión perfecto, la sensación de frescor total y el alcohol perfectamente integrado (8,2%). Chapeau.

5 de febrero de 2018

Põhjala - Cocobänger

Sigo buscando esa cerveza que combine perfectamente los sabores del chocolate y el coco. Dicen que a la tercera va la vencida, pero a decir verdad en esta ocasión tampoco ha habido suerte. Qué le vamos a hacer.

Traemos de vuelta a los cerveceros de Estonia -al lorete con el panorama cervecero del país, cosa fina para un estado tan pequeño- Põhjala que ya han pasado en varias ocasiones por el blog con notable éxito. La de hoy no es una mala cerveza, ni mucho menos, pero no era lo que yo me esperaba (un turrón de coco, jojojo).

Se trata de una Imperial Stout elaborada con café Caturra costarricense y coco. En vaso es una cerveza muy oscura, totalmente opaca y densa, con una generosa corona de espuma muy persistente de color beis.

Al olfato destaca el aroma a café -brutal- y algo de coco agradable y que le da algo de rollo al asunto. En boca la cosa cambia. Se percibe el delicioso sabor del café -que es lo mejor de la cerveza- pero pronto queda solapado por el coco, en mi opinión demasiado dulzón y que acaba solapando el café y cansando bastante. Es una pena porque el café de Costa Rica estaba siendo realmente impresionante. Yo personalmente le rebajaría bastante el coco o directamente lo eliminaría de la receta. 12,5% demasiado bien integrados. Pelotazus maximus. Comprada en A-Go-Go de Terrassa por 5,50€.

4 de febrero de 2018

Siren - Maiden

Después del descalabro que nos pegamos con su Cookie Dough, los de Finchampstead se han resarcido de todos sus males con este impresionante Barley Wine. Ole, ole y ole.

El equipo del A-Go-Go de Terrassa me regaló un lote navideño las pasadas fiestas y ¡joder qué lote! había joyazas como la que hoy ocupa nuestras líneas, la Maiden 2016 de la cervecera inglesa Siren.

La servimos en copa TeKu 2.0. Es un petrolaco totalmente opaco y denso, que genera gran cantidad de espuma cremosa y compacta de color marfil.

En boca es un caramelazo. Absolutamente deliciosa, donde destacan las maltas tostadas y el sabor dulzón del caramelo, delicioso el café, muy suave pero exquisito. La combinación entre el caramelo y el café me recuerda muchísimo a los caramelos de café. Me ha parecido una cerveza sublime. Es ese tipo de Barley Wine para disfrutar con muchísima calma para acabarlo de petar tras un magnífico ágape un glorioso día de adviento. 11,2% perfectamente integrados.

3 de febrero de 2018

Founders - Mosaic Promise


Traemos de vuelta a la cervecera Founders (adquirida en parte por el grupo Mahou-San Miguel) con la Mosaic Promise. Curiosamente a mí -que soy un yonki del lúpulo Mosaic e intento probar toda cerveza que haya sido elaborada con él- me ha parecido la más floja del catálogo de los de Grand Rapids. En fin, qué le vamos a hacer, tienen birrotes brutales para resarcirse de sobras.

Se trata de una American Pale Ale suavecita (demasiado para mi gusto), de color dorado claro. En boca resulta muy ligera de trago, entra como el agua. Predominan los sabores cítricos, en general agradables, donde destacan el pomelo, la corteza de naranja, la mandarina y finalmente un punto herbáceo suave. No es una mala cerveza pero a mi juicio prescindible. Teniendo absolutos birrotes de la misma cervecera me decantaría por otras recetas, máxime cuando la broma sale por 4,25€. 5,5%. Comprada refrigerada en A-Go-Go de Terrassa.

2 de febrero de 2018

Alexander & Mikkeller - The Beer of Milk & Honey

Ponte la kipá porque nos vamos a Israel a tomarnos una birrita. De las pocas cosas que le debían quedar por hacer a Mikkel Borg en esta vida supongo que era elaborar una cerveza en colaboración con una cervecera israelí. Pues toma, aquí la tenemos: The Beer of Milk & Honey.

La joyita se ha elaborado en las instalaciones de la cervecera israelí Alexander en colaboración con los daneses Mikkeller. Se trata de una Imperial Porter donde se ha añadido lactosa, miel, azúcar moreno y piel de naranja.

Pues venga, me pongo a abrirla mientras bailo el Hava Nagila que estoy animao. Al servirla asoma un petrolaco denso como el temario para opositar de notario. Muy oscura y untuosa, con poquita espuma de color beis. Al primer sorbo me crecen unas patillas en forma de bucle y me pongo en situación. El sabor que predomina es el del regaliz, también intenso el de café, pero sobre todo el primero es el que prima. La miel se nota, aportando un toque dulzón bastante importante. Aquí han tenido mucha mano porque está en el límite de que te acabe aburriendo y resulte empalagosa, sin embargo las cerveceras han sabido equilibrarla a la perfección para que no palmemos de una hiperglucemia. En boca es una cerveza con mucho cuerpo y bastante sedosa. Es para tomársela con bastante calmeta. No he sabido encontrar la piel de naranja. 8,4%. Comprada en A-Go-Go de Terrassa por 5,25€.

1 de febrero de 2018

Rogue - 6 Hop IPA

Y en el Olimpo de la birra ahí los tenéis: Rogue Ales & Spirits, lo más grandes. ¡Joder qué buenos son! Hoy os traigo la última que me faltaba por probar de su colección de IPAs "numéricas" por así llamarlas, la 6 Hop IPA, evidentemente elaborada con 6 variedades de sus propios lúpulos cultivados en sus propios campos Rogue Farms y con una graduación de 6,66% ¡toma vacilada!

Ésta en concreto lleva los lúpulos Revolution, Independent, Alluvial, Rebel, Liberty y Freedom. La levadura como siempre es la Pacman, marca de la casa. Es la primera de todas que pruebo en lata y me ha parecido la mejor de todas, y mira que soy muy fan de la 4 Hop IPA y de la 7 Hop IPA y sin desmerecer la 5 y la 8, que también son unas joyazas. Impresionante.

El equipo de John Maier en Newport lo vuelve a petar con otra India Pale Ale épica. De color ámbar, una auténtica preciosidad, con una cantidad de espuma blanca abundante, pero sin irse de madre. Al olfato destacamos aromas herbáceos y cítricos muy agradables. Vamos al lío. En boca es un torbellino de sabores y matices: notas florales, cítricos, también notas herbáceas, un poquito de pino muy agradable y también sabores de fruta tropical y de hueso para fliparlo bastante. No contentos con el éxtasis total y encontrarnos con Chimo Bayo podemos apreciar también entre tanto lúpulo el sabor delicioso y dulce de las maltas, bufff aquí ya lo habéis acabado de petar del todo. Me rindo a tus pies John Maier. Para mí es una IPA perfecta. Todo por 3,00€. Comprada en La Bodega del Sol de Barcelona.